Que tingui Grapa!

3 Juny 2019

Nunca es por altruismo

Filed under: Uncategorized — merceginc @ 22:25
Tags: ,
Anuncis

21 Mai 2019

Alabama, ¿sweet home?

Filed under: Uncategorized — Aitana Robey @ 23:58
Tags: , , ,

Parece que últimamente vayamos hacia atrás y sin frenos. Con el poder que está ganando la ultra derecha mundialmente estos últimos tiempos, se están sacando a colación debates que parecían ya resueltos desde hacía décadas. La ley que prohíbe el aborto aprobada por el Senado de Alabama el pasado día 15 ha sido la última en unirse al carro, siendo la más restrictiva del país hasta el momento. Desde el inicio de la presidencia de Donald Trump, han sido dieciséis los estados –especialmente, estados del Sur y del Medio Oeste, como Missisipi, Kentucky y Georgia– que han promovido leyes contra el aborto.  

Los progresos que se han conseguido a lo largo de todos estos años ahora se tambalean ante el empeño de los republicanos y la gente de extrema derecha por retroceder en el tiempo como sociedad. La sentencia que emitió el Tribunal Supremo de Estados Unidos en el año 1973, que concedía a las mujeres el derecho a la interrupción del embarazo, se ve ahora amenazada.  La ley de Alabama prohíbe la interrupción del embarazo incluso en casos extremos, como violaciones o incestos –con una sola excepción: únicamente se podrá practicar en caso de que la vida de la madre corra peligro–, y aquellos médicos que la incumplan podrían enfrentarse a penas de hasta 99 años de prisión. Ha sido aprobada con 25 votos a favor y 6 en contra. 25 votos que provinieron de 25 hombres. La periodista y escritora Gloria Steinem afirmó que «una mujer sin un hombre es como un pez sin una bicicleta». Sin embargo, a día de hoy los hombres aún siguen tomando decisiones sobre el cuerpo de la mujer.

Mujeres disfrazadas de El cuento de la Criada, protestando frente a la Casa del Estado de Alabama el viernes pasado. MICKEY WELSH (AP)

Las mujeres llevan luchando por el derecho al aborto desde los años 60, durante la segunda ola del feminismo. Por aquel entonces, querían liberarse de su papel tradicional de género impuesto por el patriarcado; concretamente, de su reducción al ámbito doméstico familiar. Ochenta años después, seguimos queriendo lo mismo. Si retrocedemos más en el tiempo, en el siglo XVIII Mary Wollstonecraft, autora de Vindicación de los derechos de la mujer, dijo: “no deseo que las mujeres tengan poder sobre los hombres, sino sobre ellas mismas». Tres siglos después, seguimos queriendo lo mismo. Asimismo, durante la Revolución Francesa, la filósofa Olympia de Gouges escribió en su Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana que «el objetivo de toda asociación política es la conservación de los derechos naturales e imprescriptibles de la Mujer y del Hombre; estos derechos son la libertad, la propiedad, la seguridad y, sobre todo, la resistencia a la opresión».

La ley de Alabama ataca todos los derechos naturales que propuso Olympia de Gouges: la libertad a decidir sobre nosotras mismas; la propiedad de nuestro cuerpo; y la seguridad, ya que las mujeres que no pueden abortar se ven obligadas a hacerlo clandestinamente, en unas condiciones extremadamente peligrosas para su salud que pueden acabar matándolas –el aborto no seguro es una de las cinco causas principales de la mortalidad materna–. No debemos permitir este retroceso.

Bloc a WordPress.com.