Que tingui Grapa!

15 Mai 2020

Los palos de golf son inmunes

El 10 de mayo empezaron las protestas contra el gobierno de Pedro Sánchez en el barrio de Salamanca en Madrid. Cinco días después, puede que sea necesario pensar que la solución al coronavirus sea la bandera de España y un palo de golf. Aunque los científicos aún no lo hayan corroborado, desde la organización Resistencia Democrática están dando sus mejores esfuerzos por comprobarlo. Porque más allá de las discordancias entre ideologías, si por algo han sido criticadas las caceroladas de la calle Núñez Balboa, es por la vulneración del estado de alarma y de las medidas de protección sanitarias.

Según la presidenta de este movimiento, María Luisa Fernández, el estado de alarma es “excesivo” porque lleva a la “ruina económica y a la pérdida de libertades fundamentales en la Constitución”. Es casi una copia de los discursos políticos de Abascal y Diaz Ayuso, ambos conformes públicamente con las protestas antigubernamentales. Esto parecería una mera casualidad si no fuese porque en las elecciones del 10 de noviembre, los resultados de esta zona muestran que hasta un 50% votó al PP y un 25% a Vox. Sin embargo, más allá de las ideologías a las que estos movimientos se atienen, dirigentes como Diaz Ayuso con su empeño por la fase 1 han apoyado las manifestaciones argumentando que la gente puede salir “libremente a manifestarse, aunque sea un ratito por las tardes en su propia calle”.

En parte, esto crea cierta confusión porque ya no sabes con quién estás hablando, si con la vecina de Salamanca o con la residente del Hotel BE Mate Plaza España. Ambas apelan a unas mismas libertades que ha barrido el gobierno, entre ellas la de reunión. Sí, realmente el derecho de protesta existe, pero la misma ley a la que tanto recurren dictamina que las concentraciones en lugares de tránsito público, como la calle Núñez de Balboa, deben ser previamente comunicadas. Además de que, el mismo artículo 21 de la Constitución añade que “podrán prohibirlas cuando existan razones fundadas (…) con peligro para personas”. Por lo tanto, los mismos manifestantes que hablan de libertades fundamentales de la Constitución, se han olvidado consultarla.

Manifestación en el barrio de Salamanca de Madrid

Sin embargo y aunque en Madrid hayan pasado directos a la acción, comunidades como Galicia ya hicieron peticiones de protesta durante el confinamiento con motivo del 1 de mayo. El Tribunal Constitucional denegó la solicitud poniendo como prioridad “el derecho a la vida”, por la “falta de las garantías de seguridad en una situación de máximo contagio”. También cabe destacar casos como el de Aragón, donde apoyaron una marcha de vehículos, o Navarra con concentraciones de 6 personas con medidas de protección. Por lo tanto, está claro que con la situación actual no se puede garantizar la seguridad de los manifestantes, más allá de que los mismos mantengan la distancia y usen mascarilla.

No obstante, en Madrid podía haber mascarillas, pero no espacio entre participantes. Hasta ahora, las redes sociales se han llenado de miles de fotos y vídeos de gente con rojigualdas. Unos escuchando el himno nacional, otros chillando “Sánchez vete ya”, pero todos muy juntos en una calle de doble sentido. De hecho, la policía se ha visto obligada a poner vigilancia para que se cumpla con el distanciamiento decretado. En definitiva, en el barrio de Salamanca son immunes o siguen otra Constitución.

Georgina Largo

Bloc a WordPress.com.