Que tingui Grapa!

13 Mai 2018

Una nueva era en Corea

corea-del-norte.png

Kim Jong Un y Moon Jae In estrechando su mano en Panmunjom (EFE)

¿Quién nos iba a decir un año antes que Corea del Norte desmantelaría su centro de pruebas nucleares? ¿Quién nos iba a decir que los dos líderes más polémicos del mundo, Trump y Kim Jong Un, se reunirían el 12 de junio en Singapur? ¿Y quién nos iba a decir que el los dos líderes de la península de Corea cruzarían de la mano ese maldito Paralelo 38 que tanto dolor ha traído a un pueblo separado hace ya casi 70 años?

Pues sí, se avecinan nuevos tiempos en Corea. Con la liberación de la opresión japonesa en 1945, la península fue dividida arbitrariamente por el Paralelo 38, que dividía el territorio en norte (comunista con Kim Il Sung) y sur (gobernado por Synghman Rhee con el beneplácito de los Estados Unidos). Con esta separación, el clima de hostilidad aumentó hasta el estallido de la guerra en junio de 1950, que empezó con la incursión de los comunistas hacía la vecina Corea del Sur. Tres años y 4 millones de muertos después, el 27 julio del 1953 se firmó el armisticio de Panmunjom. Finalmente, Corea quedó dividida otra vez por este paralelo y la frontera estaría compuesta por la famosa zona desmilitarizada. A día de hoy, aún siguen en guerra.

Sin embargo, este mes los líderes de norte y sur, Kim Jong Un y Moon Jae In, se encontraron en una cumbre histórica en Panmunjom. En el encuentro, ambos presidentes cruzaron de la mano el Paralelo 38 en un acto que parece fin a más de 65 años de hostilidad. Además, todo esto viene precedido por el desfile de atletas de norte y sur en los juegos olímpicos de invierno, que se presentaron al mundo con una bandera unificada. También, viene precedido por la visita de la primera dama del norte, Ri Sol Ju, a Seul en estos mismos juegos. Y con el desmantelamiento del centro de pruebas nucleares y con el próximo encuentro del líder norcoreano con Donald Trump, el próximo 12 de junio, una nueva era esta amaneciendo en la península de Corea.

¿Servirá todo esto para algo? En julio de 1972 ya hubo un principio de acuerdo para la reunificación. En 1991, Corea del Sur y Corea del Norte firmaron el “Acuerdo de reconciliación, no agresión, cooperación e intercambio”. Un año más tarde, ambos países adoptaron una declaración conjunta de desnuclearización de la península. No obstante, en octubre de 2006 y mayo de 2009 la vecina del norte realizo pruebas nucleares subterráneas, dejando en evidencia la inutilidad de dichos acuerdos. También, en marzo y noviembre de 2010, el Mar Amarillo fue testigo del conflicto entre soldados del norte y del sur con al menos 48 muertos. Y así se puede seguir sin límite buscando hechos que contradicen los aparentes acuerdos de reconciliación. Sinceramente, no cuadra mucho que hace tan solo un año Kim Jong Un y Donald Trump estuvieran dispuestos a involucrarse en una guerra a escala nuclear y, tan solo 12 meses después, quieran hacer las paces en una cumbre histórica en Singapur. El futuro nadie lo sabe pero está claro que ya sería hora de poner fin a los juegos nucleares de la ya oxidada Guerra Fría.

 

 

Héctor Gasulla

Anuncis

Crea un lloc web gratuït o un blog a Wordpress.com.